Monthly Archives: Julio 2017

EXTRA! EXTRA! CONGRESO DE LACABECERA 2.0

17 de julio de 2017

 ¡Buenas cabeceras!

Nos hemos reunido un grupito de personas que por circustancias de la vida nos hemos encontrado en Madrid. Hemos pensado y repensado durante unos cuantos ratillos y nos hemos dado cuenta que, después del gran encuentro que disfrutamos en Granada, no hemos quedado con ganas de más.

Así que con afán de dar continuidad a este precioso proyecto, queremos que se lleve a cabo el II Congreso de la Cabecera en tierras madrileñas (fecha por determinar)

Dado que este proyecto nos pertenece a todos, queremos que la elaboración de los contenidos sea un proceso participativo, por lo que lanzamos esta pequeña encuesta, en la que esperamos que se vayan poniendo los temas que os gustaría que se tratasen.

Sin más, dejamos aquí el enlace de la encuesta:
http://tinyurl.com/y74htjsn

¡Qué ganas de encontrarnos de nuevo!

Grupo coordinador Congreso La Cabecera 2.0


Os hacemos llegar también un resumen de las evaluaciones recogidas tras el I Congreso de La Cabecera, que nos han permitido reflexionar de forma crítica y señalar algunas líneas de mejora para las próximas ediciones. Os recordamos que tanto las presentaciones como los vídeos de las diferentes ponencias y talleres están disponibles en la sección “congreso” de la página web, y aprovechamos también para difundir el vídeo elaborado por 1 cada 8 horas, que recopila algunos de los mejores momentos del congreso.

¡Gracias, seguimos!

EL BARRIO QUE CURA

7  de julio de 2017

No sabría en qué grupo incluirlo: no tiene una diabetes aunque eso constara en su historia por una úlcera que tuvo, está diagnosticado de EPOC pero él no se lo cree y menos ahora que dejó de fumar tabaco, por supuesto no está inmovilizado, no es mayor, ni en riesgo de exclusión social. No sabría dónde meterlo, y aunque consta en nuestro programa que es pluripatológico, lo que es es una bomba de relojería que irradia vida y no estalla.

Se dice médico del barrio porque lee en los ojos de los demás. Comenta eso porque cura acompañando, estando. Se lleva a la gente a su casa, le pone varias músicas para ver con cuál se armonizan, les ofrece algo de beber y de fumar, y les deja que hablen. Él es escucha activa. Habla con calma. Tiene dos pendientes que bien podrían ser de primera comunión, y siempre me pregunto qué historia tendrán detrás. Es famoso en redes sociales dice, y siempre anda con problemas de faldas que te cuenta preocupado. Toca la guitarra, trabajó en la sierra, actuó por muchos sitios acompañando al cante. Asegura que lo malo de ser médico es que uno cura pero luego no sabe quién te va a curar a ti. Y sobre la marcha, mira y dice, bueno, qué te ve voy a contar, yo al menos os tengo a vosotras. Sabe que la calle le mata, pero prefiere matarse a morirse de aburrimiento.

Y libre como el viento, después de 4 años de visitas esporádicas y de historias a medio contar, de ingresos en urgencias y plantas de hospital, de dejar de beber y volver a ello, nos sigue invitando a ir con él algún día por la noche del barrio.

Yo creo que es más médico de lo que él mismo se considera, porque sin querer, por el simple hecho de saber que en algún momento puede aparecer por la consulta aunque sea a punto de estallar, hace que me sienta acompañada y eso alegra y cura.

Texto: Blanca Valls, médica de familia y comunitaria en La Mojonera (Almería)

Ilustración: Julia Campello, residente MFyC en Jun (Granada)