LA INSTITUCION TAMBIÉN DEBE LLORAR A SUS MUERTOS

22 de Noviembre de 2016

 

Nos conocimos un día de verano, a lo largo de una mesa y con 6 minutos por delante. A los pocos segundos entendí que estaba ante una consulta sagrada, que no quedaríamos indiferentes. Seis minutos para descubrir sus dedos color marrón, sus 300 euros mensuales, su mirada triste y las mañanas laborables que acudía a un taller. Seis minutos para escuchar los sonidos de la mano de su madre, la mano de su madre golpeando puertas (entre)abiertas desde hace unos meses.

La ausencia de cuidados, el desamparo.

fullsizerender-52p
Y aquí comenzó el peregrinaje por las reuniones de dependencia, los trastornos mentales graves y sus comisiones, la gestión de los recursos desde un dispositivo u otro en base a un diagnóstico. Trámites sobre el papel que esconden la realidad del abandono. Olvidado y abandonado. Sus manos que tiemblan y su identidad impregnada en paliperidona y olanzapina.

Luego todo pasaría muy rápido…

Dos ingresos, por una tensión con “delirios de grandeza”, una función renal “en fase melancólica”, y un corazón “agitado”. Pero sin sintomatología psicótica “en primer plano”.

Mientras tanto, en la consulta y en la calle y agarrada al teléfono, buscando recursos que existen pero no están, contemplaba boquiabierta cómo cumplíamos a rajatabla las cosas a evitar que teorizamos y que se imponen implacables:

  • Invirtiendo los cuidados a lo Tudor Hart (1).

  • Olvidándonos de que aquellos a los que llamamos “locos”, también tienen cuerpo (2)(3).

Un viernes por la tarde vuelve a su casa, a su desamparo, con un informe en la mano que asegura que los nuevos seis fármacos que sacará de la farmacia, aplacarán el delirio de su tensión, estabilizando así su melancolía renal y conteniendo su corazón antes agitado.

Y ya no lo vi más, se suicidó una tarde de otoño, con las llamadas hechas, los recursos “urgentes” solicitados, las dependencias por reunirse, las comisiones que tramitan las ayudas, los papeles firmados y las realidades escondidas. Y yo, que pedía más tiempo.

img_7159

Cuando escasean las vías de coordinación formal, sólo queda ser la pesada de turno, ser la pesada de turno y contener la desgracia. Adelantarte a la crónica de una muerte anunciada.

La institución debe retorcerse al descubrirse abandonando a uno de los suyos, al más vulnerable.

La institución también debe llorar a sus muertos.

 

Texto: Ana Cuadrado Conde. Residente Medicina Familiar y Comunitaria. CS Cartuja. Granada.

Ilustraciones: Julia Campello Coll. Residente Medicina Familiar y Comunitaria. Consultorio de Jun. Granada.

 

  1. Hart, J. The inverse care law. The Lancet. 1971: 405-412.

  2. DeHert M, Correll CU, Bobes J, Cetkovich-Bakmas M, Cohen D, Asai I, et al. Physical illness in patients with severe mental disorders. Prevalence, impact of medication and disparities in health care. World Psychiatry. 2011;10:52-77.

  3. Bordas, R. Actividades de prevención y promoción de la salud en los pacientes con trastorno mental severo. FMC. 2016;23:377-8

2 thoughts on “LA INSTITUCION TAMBIÉN DEBE LLORAR A SUS MUERTOS

  1. miguel melguizo jiménez dice:

    Muchas gracias por esta entrada tan dramática.
    Es la Institución, pero también es la Sociedad Civil la que permite abandonar a los mas enfermos, a los mas pobres o a los mas ancianos y la que tolera que sus Instituciones desatiendan impunemente a los mas débiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *