CARTAS A LA CABECERA: YO TAMBIÉN #FUIMIR

Recientemente recibimos esta carta de parte de un médico de familia de un pueblo de la sierra granadina. Su nombre es Federico Jiménez y hemos de centrarla en su contexto.

Desde hace semanas la atención primaria andaluza está en pie de guerra. Lo que empezó como una huelga de médicos de atención primaria de Málaga, convocada por el colectivo Basta Ya, y secundada por el Sindicato Médico Andaluz y el Colegio de Médicos de Málaga, está trascendiendo el ámbito local y estrictamente al estamento médico. Desde el principio han contado con el apoyo del Foro Andaluz de Atención Primaria (FoAap), colectivo de profesionales de atención primaria, que junto a Basta Ya, apoyaron la huelga #SoyMIR de Granada porque entendían que la formación de sus residentes debía ser cuidada. Lo que en un principio se restringió a Málaga, se va extendiendo a cinco de las ocho provincias andaluzas. Ante esta situación creemos que es interesante servir de altavoz a quienes lo están viviendo de cerca, compartiendo esta carta:

Os suena verdad?

Yo también fui Mir. Y como bien reza esta preciosa e imprescindible entrada del Blog de Basta Ya Málaga, en el 40 aniversario de la declaración de Alma Ata,  yo también  me lo creí.

https://bastayamedicosdeatencionprimariademalaga.wordpress.com/2018/11/08/declaracion-de-alma-ata-sobre-la-atencion-primaria-yo-me-la-crei/

Desde 1985 he trabajado en lo que me gusta: la medicina de cabecera, la atención primaria. Trabajé en el sistema APD, viví la reforma ilusionante de la Atención Primaria y me ilusioné con ella.

Sin embargo  desde  los últimos 15 años se va percibiendo un deterioro progresivo en gran parte de  lo que habíamos levantado. Los gestores sanitarios, para serlo,  han ido  abrazando la fe de una visión empresarial de corte privado, extremadamente  jerarquizada, con sistemas de control de la producción y de incentivación por objetivos. Para ello han generado una red inabarcable de indicadores y objetivos diseñados desde los centros de poder, frecuentemente no ajenos a consignas para  exprimir la  rentabilidad  electoral a la sanidad (Andalucía imparable, decían). Gran parte del tiempo disponible por los sanitarios se debe dedicar a cumplimentar engorrosos sistemas de registros en detrimento de la comunicación, de la atención.

La financiación de la atención primaria ha ido disminuyendo cada año  mientras los recursos destinados a la atención especializada aumentaban. A pesar de que  supuestamente era la AP el fundamento del sistema sanitario, en la práctica la hermana pobre, bien controlada y estrangulada.

Conseguir los mejores indicadores al menor coste ha sido el nuevo paradigma que nos han inoculado. La atención primaria digna y participativa que habíamos empezado a construir, ahora se parece cada vez más a aquella medicina de Ambulatorio de la Seguridad Social, burocratica y deshumanizada, de la que partimos. Y  por doquier surgen empresas sanitarias  privadas que como buitres van a aprovechar la agonía del sistema eficaz y equitativo que habíamos soñado.

Hace unos meses os movilizabais, nos movilizamos con vosotros en toda Granada, en una elegante lucha para conseguir unas condiciones dignas para enfermos y trabajadores en las Urgencias hospitalarias del Hospital Virgen de las Nieves y  del Nuevo Hospital del PTS. Ganasteis, ganamos.

Hace unas semanas surgía un rumor que  nació Málaga, tras las inhumanas condiciones de trabajo que sufrieron este verano, como cada año, los compañeros de los centros de salud de la costa. Ese rumor viene exigiendo unas condiciones dignas una atención primaria, para los ciudadanos, para los profesionales, para la comunidad. Exigiendo volver a trabajar con unos principios ya casi olvidados como son la longitudinalidad, la atención integral, la prevención y promoción de salud integrada, el trabajo con la comunidad, el trabajo en equipo y la calidad de la atención – diez minutos, ¿que menos?.

Este rumor viene creciendo. A la vez que Basta ya en Málaga, diversas plataformas surgen y se suman en Andalucia, surge Marea Blanca en Sevilla, FOAAP en Granada, y paulatinamente el rumor empieza a ser ya un clamor. Movilizaciones en Sevilla, Granada, Málaga , la semana pasada se suman centros y grupos de Cordoba y Cádiz. Se convocan jornadas de Huelga. La exigencia central: una Atencion Primaria digna.

Y como por arte de magia, simultáneamente están surgiendo movimientos similares en Cataluña, con una huelga de Atención Primaria ya convocada, también en Galicia, en Madrid…..

Claro que siempre hay peros. Nuestra movilización, por diversas razones, parte de médicos de familia y hasta la fecha apenas se suman profesionales de otros colectivos (enfermeras, administrativos…). Las primeras jornadas de huelga pueden estar “demasiado” cerca de una cita electoral. Un sindicato exclusivamente de médicos apoya y da soporte a algunas movilizaciones… Y también tengo que decir que apenas veo médicos residentes y nuevos médicos de familia.

Desde 1985 no he visto a tantos  de mis compañeros hastiados, desengañados, quemados y ahora por fín ilusionados en luchar de verdad por lo que nos une, por lo que nos ha apasionado.  Somos un colectivo muy dividido, muy difícil, antes llegué a creer  que imposible, de movilizar. La división entre los profesionales ha sido siempre la baza del Servicio Andaluz de Salud para mangonear a su antojo.  No deberíamos  volver a caer en ello.

Lo que intento transmitir es que creo que éste es un momento único, y posiblemente el único momento en que nos vemos unidos en esta lucha en toda una vida profesional. No podemos, no debéis,  dejarlo pasar.

Una compañera decía ayer en el foro:  Es momento de sumar. Es hora de olvidar logos e ir juntos, siempre que no se pierda el norte de lo que pedimos. Ser muchos es nuestra fuerza.

Federico Jiménez Villegas.

Médico de Familia. Centro de Salud de Albayzín. Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *