SUSTITUTOS RECIÉN LICENCIADOS

¿Falta de médicos o falta de contratos a la altura de la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria? ¿Quién es quién en esta progresiva devaluación de la Atención Primaria?

En los últimos años muy pocos especialistas en medicina familiar y comunitaria recién salidos firman contratos debido a las pésimas condiciones de los mismos y por la falta de oportunidades de desarrollo profesional.

Esto ha desembocado en una desertificación progresiva de médicos de familia, y es común escuchar que en tu ciudad, provincia o comunidad “faltan médicos”.

Ante este problema muchas personas que toman decisiones importantes en sanidad creen que existe un déficit real de médicos y han propuesto soluciones tan variopintas como aumentar el número de plazas MIR para que se especialicen más médicos, o incluso acabar con la especialidad de medicina familiar y comunitaria.

Parece que este verano la situación ha sido de aún mayor escasez y nuestros jefes, lejos de reorganizar la cobertura u ofrecer mejores contratos, han decidido practicar un bypass a la especialidad difundiendo escritos dirigidos a todos los recién graduados en medicina y también dirigidos a compañeros de cualquier otra especialidad, ofreciendo trabajo de forma inmediata en centros de salud. Lo más paradójico es que en la desesperación por encontrar sustitutos las propias Unidades Docentes se han implicado en la búsqueda.

Esta situación de escasez contrasta con el número de aspirantes que se han presentado a las Ofertas Públicas de Empleo  celebradas este año: 2914 personas para 574 plazas en Andalucía y 1467 personas para 86 plazas en Euskadi, por poner dos ejemplos. También contrasta con el número de personas graduadas o licenciadas en medicina que cada año eligen especializarse en Medicina Familiar y Comunitaria: en los últimos 5 años han sido un total de 1434 personas en toda Andalucía y 399 en Euskadi.

Estos números son un indicio de que existe un pool de médicos de familia y comunitaria probablemente más que suficiente. Lejos de aumentar el número de plazas MIR (lo que nos devolvería a un mercado laboral tan saturado como hace 10 años) o de recurrir a compañeros sin especialidad en medicina familiar y comunitaria, necesitamos políticas de contratación que paguen lo que valemos en términos de estabilidad, en términos de desarrollo profesional, y en términos de remuneración.

Y más allá de desmentir argumentos falaces y proponer alternativas o soluciones, nos gustaría también apelar a la responsabilidad de quienes deciden. Hay umbrales que no nos podemos permitir traspasar. Hay medidas inaceptables bajo cualquier circunstancia. Hay medios que por sí solos deslegitiman cualquier tipo de fin, y este es uno de ellos. Hay que saber decir basta. Es, a la par que de dudosa legalidad, sobre todo irresponsable sustituir a médicos de familia con compañeros recién licenciados o de otras especialidades, no sólo porque contribuya a devaluar la atención primaria (todavía más) y comprometa la calidad asistencial y seguridad de pacientes y profesionales, sino también porque baja el umbral de lo admisible a niveles inaceptables. Ante estas inercias, exigimos a unidades docentes y directivos compromiso real y honesto con la atención primaria. Echamos en falta (por no decir que merecemos) jefes de estudio y directores de distrito críticos, reflexivos y exigentes.

Texto:

1 cada 8 horas

La Cabecera

One thought on “SUSTITUTOS RECIÉN LICENCIADOS

  1. Mvicenta dice:

    Es necesario denunciar en el juzgado. No puede ejercer una especialidad quien no la tiene y , para más inri,
    existe un número de profesionales de la misma , suficiente. Pero seguro que no se hace nada y esta especialidad, tan importante, se va devaluando más y más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *