LOS SUPUESTOS Y SENTIDOS DE LA (SAGRADA) INSTITUCIÓN DE LA EVALUACIÓN

26 de octubre de 2016

Reflexiones en torno al texto de Juan Irigoyen, sobre la presencia de Atención Primaria en la Universidad:

Introducción

En la era del neoliberalismo (entendido como: posición central del mercado, acompañado de la invasión de las instituciones sociales, la subordinación del Estado, y la infiltración de la mentalidad competitiva, meritocrática e individualista en todas las esferas de la sociedad), la universidad aparece como una institución subordinada más.

¿Cómo relacionamos esto con la presencia de la Atención Primaria en la universidad?

img_6910-Los ideales de competitividad, meritocracia y tecnificación también atraviesan a los estudiantes.

La evaluación clasifica a los estudiantes, los fragmenta en individuos preocupados por desarrollar sus trayectorias individuales, alejándolos de la colectividad. Los objetivos cortoplacistas sobre calificaciones para adquirir las posiciones más altas en el ranking (o al menos no ocupar las últimas), crea una mentalidad donde “lo que no entra en el examen, no es importante”. El objetivo a largo plazo de ser un profesional competente y obtener conocimientos sobre farmaindustria, manipulación de la evidencia, iatrogenia médica, invención de enfermedades y un largo etc. queda olvidado ante la preocupación por las montañas de apuntes necesarias para aprobar el tipo test.

En este contexto, resulta complicado generar tejido social que contribuya a la difusión de ideas y aúne fuerza para llevarlas a cabo. Si la institución universitaria no ofrece una educación que responda a las necesidades reales de la Atención Primaria (top-down), la alternativa pasaría por crear un movimiento estudiantil (bottom-up) que reivindique esta necesidad. Pero esto último no entra en el examen.

La Atención Primaria tampoco aparece como un ámbito en el que se pueda ascender y progresar en la escala social. No hay que hacer muchos méritos para ser médico de familia, con sacar las últimas plazas del MIR es suficiente. A la hora de elegir plaza, uno de los criterios prevalentes es elegir una especialidad donde también “puedas trabajar en la privada”.

El reflejo en los datos de la elección de plazas muestra Dermatología, Cirugía Plástica y Cardiología como las primeras especialidades agotadas en el último examen MIR. (1)

 Respecto al ideal de tecnificación, los nuevos tratamientos altamente especializados, la terapia genética, o los robots quirúrgicos no parecen opciones reales para emplear en el centro de salud. De hecho, al médico de familia pueden restringirle el acceso a determinadas pruebas complementarias o tratamientos más específicos.

 Según una encuesta estatal sobre la percepción del estudiante de la Medicina Familiar y Comunitaria (2)

•Los estudiantes perciben la MFyC y AP como un ámbito esencial del sistema sanitario y de ejercicio profesional pero con escaso atractivo científico-técnico.

•Prefieren las especialidades médicas hospitalarias (88-89%) seguidas de las quirúrgicas y la pediatría.

-La institución al servicio del neoliberalismo.

El hospitalo-centrismo, el individualismo, la gestión privada, el ideal de tecnificación, progreso y especialización imperante en la sociedad relegan lo primario, esencial, público, colectivo y comunitario a un segundo plano. Siempre hemos alabado la costo-eficiencia de la Atención Primaria; su baja rentabilidad para ciertos sectores puede ser germen de su ausencia en la universidad.

La asignatura de Atención Primaria, siendo la base de nuestro sistema sanitario, en algunas universidades tiene carácter optativo; y el número de créditos, indicador del peso de la “asignatura” en el plan de estudios, adopta cifras francamente ridículas (la media oscila en torno al 2-3% del total).

Y esto también se traduce en la educación global que se da al estudiante medio; altamente especializada, con prácticas casi exclusivas en hospital, y un abordaje de la enfermedad como resultado de la genética, los estilos de vida y la posición biologicista.

Asignaturas como sociología, antropología o política, no tienen cabida en el imaginario colectivo como importantes para entender el proceso de enfermar. Los determinantes sociales y las intervenciones comunitarias son ideas lanzadas esporádicamente a lo largo de seis años de formación. Y las aulas son un espacio en el que verter contenidos digeridos que raramente se cuestionan o contribuyen a la formación de un pensamiento crítico.

Conclusiones

La universidad se presenta como una fábrica de individuos que responden a los ideales del neoliberalismo, alejados de las necesidades sanitarias de la población. La evidencia científica que sustenta un sistema sanitario basado en la Atención Primaria es amplia. Cómo trasladarla al ámbito universitario, político y social es una tarea a repensar; Gramsci propondría conjugar el pesimismo de la inteligencia con el optimismo de la voluntad.

Bibliografía

1. Centro de Estudios Sindicato Médico de Granada. Distribución de las peticiones de plazas MIR en 2016 [Internet]. 2016 Jun. Available from: http://simeg.org/wp/wp-content/uploads/2016/05/Informe-MIR-2016.pdf

2. Martín Zurro A, Jiménez Villa J, Monreal Hijar A, Mundet Tuduri X, Otero Puime Á, Alonso Coello P. Los estudiantes de medicina españoles y la medicina de familia. Datos de las 2 fases de una encuesta estatal. Aten Primaria. 2013 Jan;45(1):38–45.

Texto: Maribel Valiente, estudiante de 5º de medicina en la Universidad de Albacete

Ilustración: Julia Campello, residente de MFyC en CS Cartuja (Granada)

One thought on “LOS SUPUESTOS Y SENTIDOS DE LA (SAGRADA) INSTITUCIÓN DE LA EVALUACIÓN

  1. miguel melguizo jiménez dice:

    En esta sociedad neoliberal y en todos los ámbitos profesionales, no solo el sanitario, se promueve la excelencia a través del prestigio profesional (aunque solo sea elitismo), la relevancia social (aunque solo sea mediática) y el enriquecimiento (aunque solo sea económico).
    Los médicos de familia vamos a contracorriente. Pero el impacto de nuestro trabajo, invisible e inmaterial muchas veces, es considerable y de resultados en salud evidentes. Es otro tipo de excelencia.

    Muchas gracias Maribel. Es una reflexión magnifica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *