Category Archives: INICIO

I ENCUENTRO VIRTUAL DE LA CABECERA

Si te cansa hablar sólo sobre Covid mientras la Atención Primaria se desmorona, ¡el sábado 28 de Noviembre, cambiamos de tema!
La Cabecera propone un encuentro virtual donde hablar sobre formación, la primaria que queremos y lo que podemos hacer para conseguirla.
¡Os esperamos!
Para inscribirte rellena el siguiente formulario (fecha límite 27 de noviembre, cuanto antes mejor).

Cartel y programa del encuentro

Propuesta para tiempos de aislamiento: sesión online sobre salud del colectivo LGTBIQ+

¡Hola compañerxs!

Ahora que la mayoría de sanitarixs estamos volcadxs en apagar los fuegos de la crisis actual, nos parece importante recordar que si los principales determinantes de la salud son sociales, también deberían serlo los remedios. Por eso, varias compis de La Cabecera hemos aprovechado los días de aislamiento para preparar esta sesión sobre la salud del colectivo LGTBIQ+. Puede que sea la primera de varias, o puede que no. De momento es un experimento y una invitación a compartir conocimientos, experiencias y pareceres sobre este tema y ver de qué hilos queremos seguir tirando.

La sesión no trata sobre la salud del colectivo LGTBIQ+ durante el aislamiento, de eso sabemos todavía muy poco, sino sobre su salud en general, antes de que pasara todo esto y probablemente también después, y sobre lo que lxs sanitarxs podemos hacer por mejorar en equidad para este colectivo.

Se trata de una autoformación en abierto para que tanto compañeras de La Cabecera como otras personas, sanitarixs o no, se unan a compartir este espacio. La sesión será el VIERNES 24 a las 18:30. Para conectarte solo tienes que entrar en este link: https://us04web.zoom.us/j/71667987582 ID de reunión: 716 6798 7582

Nos vemos allí 😉

Para cualquier duda: vm.vidalrodriguez@gmail.com y maria7gc@gmail.com

EX-TUTELADOS

Los menores extranjeros no acompañados son niños, niñas, adolescentes que huyen de sus realidades y llegan solos, muy solas a nuestras fronteras. Sin familia, o con ella muy lejos, sin recursos, con historias infinitas a sus espaldas, con la carga de cumplir con las expectativas puestas en ellos, con unas capacidades de adaptación a lo que le ofrece el camino dignas de ser estudiadas. Cada vez llegan más. Y no es por un efecto llamada que «invite» a la gente a jugarse la vida en el mar, o formar parte de redes de trata, o a pasar a situaciones inhumanas en Europa. No.  Sino que, que cada vez sus realidades en sus lugares de origen son más difíciles. Y ellos son la esperanza de sus casas. Y huyen, y algunos, algunas, llegan.

Hasta los 18 años, una vez conseguida demostrar la minoría de edad, las Administraciones Públicas se hacen cargo de los menores al reconocer su situación de desamparo. Los recursos son limitados, y hay veces que los menores prefieren vivir en la calle antes que en los centros de acogida.

Y luego, el tiempo pasa.

Y llegan a sus 18. Y en lugar de una fiesta, llega otro periplo.  Solos, sin recursos, sin permisos de residencia ni trabajo en la mayoría de los casos, sin techos fijos donde dormir muchas de las veces, sin tarjeta sanitaria otras tantas, sin haber cumplido con sus expectativas. Estos niños y niñas, vecinos, compañeras de ciudad y barrio, dejan de estar a cargo de la Administración y pasan a la calle. Y en ella sobreviven aguantando y soportando mucho más de lo que haríamos cualquiera que estuviera en su lugar, con sus condiciones de vida y sus mochilas.

Para que el día de hoy y el de mañana, estos chicos y chicas puedan tener un futuro digno y aportar a su sociedad que también es la nuestra, necesitan de recursos, apoyos, redes y opciones de integración.

Muchos son los grupos de ciudadanos, las organizaciones y trabajadoras de las instituciones que facilitan dentro de su ámbito laboral y dentro de la sociedad esta integración, que defienden los derechos de los «ex-tutelados», los «jiex», o jóvenes que son vecinos y vecinas. Lo que se intenta es que puedan vivir con un poco más de dignidad, autonomía e ilusión.

Granada Acoge es una de esas organizaciones. Una asociación que se integra en la Federación Andalucía Acoge y trabaja con el objetivo de que en el futuro podamos vivir en una sociedad igualitaria, en la que todos los que compartimos un mismo espacio tengamos los mismos derechos y deberes.

Los de «1 cada 8 horas» entrevistan a dos profesionales que trabajan en esta asociación y nos abren las puertas a un mundo de personas invisibilizadas. Además, nos cuentan que hay cosas que podemos hacer, como vecinas  y como profesionales.

Manos a la obra.

De niños y menas. Ex tutelados en nuestras calles

RESUMEN JORNADA SA CAPÇALERA MALLORCA, «SALUD ÉS NOM DE DONA»

Tras el apoteósico primer Congreso de La Cabecera 2017 en Granada, algo nació entre nosotras. Ese “algo” se reforzó tras el Congreso de Madrid 2018; nuestr@s compañer@s de batalla habían sembrado la semilla y estaban trastocando los cimientos de la inmovilidad y creando nuevas redes de pensamiento y acción. Había nacido algo grande y contagioso, y nosotras ya nos sentíamos parte de esa lucha conjunta.

Así que esta propuesta,” ¿y si la próxima Cabecera 2019 es en Mallorca?”, que empezó entre tapas y el eufórico estado típico (que ahora ya llamaremos) “post-Cabecera”,  pasó del idealismo de unas pocas inconformistas a un proyecto que empezaba a tener pies y cabeza. Nos pusimos en marcha tras la resaca del congreso y manteniendo el rumbo a toda vela, ayudadas por la racha que nos dejaron nuestras compañeras de La Capçalera Barcelona 2019.

En nuestra jornada, de formato más reducido, decidimos que toda la temática que se abordaría sería sobre feminismo, dado que, aunque en todos los congresos de La Cabecera había estado muy presente, nos apetecía ir un poco más allá y montar unas primeras jornadas con contenido exclusivamente en torno a la perspectiva de género en salud.

El proceso organizativo fue complejo; sin estar constituidas como asociación ni contar con ayuda económica externa. Tampoco sabíamos cuál seria nuestra capacidad de convocatoria. Las facturas debían pagarse por adelantado con fondos que aún no teníamos y el precio de la inscripción debía ser reducido. Buscar una sede “no médica” y asequible, contar con un cátering sostenible y con opciones de ajustar el menú…

Jornada Sa Capçalera en el Teatro Municipal Mar i Terra de Palma

Y el final…es por tod@s conocido. Más de 100 personas inscritas, cerrada la posibilidad de inscribirse a las 24h de abrir plazo, una sede preciosa y comunitaria a más no poder (el Teatro Municipal Mar i Terra de Palma), un programa de gran interés que a posteriori la mayoría de asistentes valoraron muy positivamente. Y una experiencia compartida entre organizadoras, asistentes y ponentes que se disfrutó, se cantó y se bailó.

Hemos aprendido mucho durante este camino. Nos ha encantado contribuir a mantener viva esta semilla del inconformismo tocando consciencias y reivindicando la salud comunitaria. Nos ha maravillado ver la respuesta de l@s asistentes, comprobando que compartimos no sólo preocupaciones sino también las ganas de crecer como profesionales y ciudadanía. Todas las trabas administrativas y económicas iniciales nos han servido para empoderarnos más, para hacernos más independientes y demostrar, una vez más, que la unión hace la fuerza y que para hacer algo grande no se necesita mucho más que voluntad, organización y un objetivo común.

Ojalá le sigan creciendo ramas al árbol cabeceril.

Nosotras ya pensamos en el próximo septiembre…

¡A seguir construyendo!

SALUT ÉS NOM DE DONA

Jornada de salud comunitaria con perspectiva feminista organizadas por Sa Capçalera Mallorca el 28 de septiembre de 2019

A JUICIO LA EXCLUSIÓN SANITARIA

Desde @yosisanidaduniversal quieren llevar a juicio la exclusión sanitaria para defender un Sistema Nacional de Salud (SNS) que atienda a todas las personas así como avanzar en el objetivo de derogar las leyes y las prácticas contrarias a la sanidad universal. Para ello necesitan de la participación de todos y todas para llevar adelante esta iniciativa. Apoya su crowfundig.

Os dejamos el comunicado de Yo Si, Sanidad Universal y el vídeo realizado en colaboración con 1 cada 8h.

Queremos llevar a juicio la exclusión sanitaria: explorar las vías jurídicas posibles para defender una asistencia sanitaria para todas las personas en el Sistema Nacional de Salud (SNS), y avanzar en el objetivo de derogar las leyes y las prácticas contrarias a la sanidad universal.

Desde 2017, el Grupo de Afectadas por el INSS y Yo Sí Sanidad Universal hemos llevado a juicio repetidamente al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) por denegar la tarjeta sanitaria a un colectivo concreto de personas que tiene derecho a ella: ascendientes reagrupados, padres y madres que han obtenido la tarjeta de residencia por ser reagrupados por sus hijos españoles. Durante los siguientes dos años, casi un centenar de sentencias, todos los jueces nos dieron la razón, afirmando que las personas demandantes tenían pleno derecho a la asistencia sanitaria.

Sin embargo, el INSS (que depende del Ministerio de Trabajo) no cesó nunca en su práctica de denegar el derecho, y recurrió varias de ellas al Tribunal Supremo. En mayo de 2019 el TS le dio la razón: ignorando casi un centenar de sentencias anteriores, el Tribunal ha reinterpretado la legislación sanitaria y de extranjería vigente de una manera no solo contraria a la universalidad, sino a la propia ley. Esto supone un retroceso gravísimo en la protección del derecho a la salud en España, que implica validar la exclusión de un colectivo que además es especialmente vulnerable (personas mayores con enormes dificultades incluso para acceder a seguros privados), y apuntala la transformación de nuestro Sistema Nacional de Salud, que desde hace siete años no es universal y excluye a gente en función de criterios administrativos y económicos. Ante la gravedad de la situación, a día de hoy estamos ya preparando los recursos ante el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea y, de ser necesario, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Para ello necesitamos nuevos recursos económicos.

Pero las personas ascendientes reagrupadas no son el único colectivo social excluido del acceso a la sanidad en nuestro país. Pese a que el gobierno defendió en 2018 haber devuelto la universalidad a nuestro sistema sanitario a través Real Decreto-ley 7/2018, de 27 de julio, esto dista mucho de ser cierto. Primero, porque varios colectivos sociales quedan excluidos, lo cual es incompatible con una sanidad universal. Segundo, porque en la práctica administrativa es muy frecuente la denegación -incluso ilegal- del acceso a personas que solicitan atención sanitaria: embarazadas, menores. personas sin papeles con menos de 90 días en España, solicitantes de protección internacional, facturaciones individuales por atención prestada, bajas administrativas de personas previamente incluidas.

Las personas que sufren estas prácticas de exclusión sanitaria suelen encontrarse en una situación de indefensión y vulnerabilidad que convierte en dificultoso, incluso arriesgado, el plantear recursos y reclamaciones por esas prácticas discriminatorias. Eso permite que estos casos sean casi siempre invisibilizados y que las arbitrariedades administrativas se extiendan gracias a un clima de impunidad y de confusión burocrática.

Es por ello que queremos explorar vías para visibilizar y denunciar estas situaciones por los cauces administrativos necesarios, apoyar legalmente a las personas afectadas, y llevar ante los tribunales a los organismos competentes: fundamentalmente el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (que tiene la competencia a nivel estatal) y el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) (por ser Madrid una de las comunidades donde las prácticas de exclusión sanitaria se han extendido de manera más clara).

Blanca Sanidad

Desde La Cabecera damos todo nuestro apoyo a esta iniciativa de Yo Si, Sanidad Universal. Anímate tú también a colaborar en su campaña de crowdfunding. Y ayúdanos a hacer difusión. 

NO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LAS PERSONAS MIGRANTES. COMUNICADO DE LA APDHA

El pasado junio se firmó un acuerdo entre los partidos de Ciudadanos, Partido Popular y VOX en Andalucía que, en casos de ser ratificado, permitiría ceder los datos sanitarios de las personas migrantes irregulares de Andalucía a la Policía y a la Guardia Civil. Esta estrategia de criminalización de las personas migrantes ha desencadenado una respuesta masiva de repulsa por parte de múltiples organizaciones andaluzas y de fuera de la comunidad autónoma.

La Cabecera se adhiere al comunicado realizado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) -enviado a la Junta de Andalucía el día de ayer-, donde se advierte de que se emprenderán acciones legales si se pone en marcha este acuerdo.

Aquí os dejamos el comunicado de la APDHA firmado por 125 organizaciones preocupadas y cansadas de ver cómo se vulneran los derechos fundamentales de las personas migrantes.

EL PRECIO DE LA NIEVE

Si no existiese en Europa un país en donde se paga una contribución para disfrutar de la luz del día, podría causar maravilla el ver que en América se considera como propiedad del rey de España aquella capa de nieve que cubre la alta cordillera de los Andes.

Alexander von Humboldt. Ensayo político sobre el reino de la Nueva España

Así se asombraba el científico prusiano en una de sus expediciones por las propiedades americanas de los Borbones españoles a propósito del impuesto real que se aplicaba a la nieve, ya que ésta era un producto de lujo para enfriar las bebidas y refrescos de las clases más adineradas. Si en los primeros años del siglo XIX era insólito la tasa sobre los neveros que, inmanentes, permanecían en el continente desde hacía milenios, ¿cómo de insólitos son hoy los precios que sobre determinados productos -tan necesarios o más que la nieve andina- se imponen también con voluntad regia?

Eso es lo que se pregunta la Cátedra Universitaria Extraordinaria ‘Derecho a la salud y acceso a medicamentos’ de Farmamundi en la Universidad Complutense de Madrid en el curso que recientemente ha organizado en el marco de los Cursos de Verano de la UCM a propósito del precio de los medicamentos y al que tuvieron la amabilidad de invitarnos a acudir.

La indescifrable factura de los medicamentos. Adaptado de la ponencia de Irene Bernal durante el curso.

¿Cómo es, entonces, el modo de fijación del precio de los medicamentos? En 1994 aparecen en el seno de la Organización Mundial del Comercio los Acuerdos sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC). Es decir, las patentes. Podemos deducir del hecho de que este sea el marco en que nos movemos que el asunto de los fármacos es de índole comercial, no sanitaria. Primer strike. El acuerdo sobre los ADPIC proporciona al “descubridor” de una nueva molécula 20 años de exclusividad en el comercio de dicha molécula con la siguiente lógica: este monopolio de facto permite al industrial recuperar lo invertido en I+D y asimismo seguir invirtiendo en I+D y por tanto progresar en el campo de los tratamientos farmacológicos.

Pero incluso este generoso modelo es insuficiente para la industria y aparecen dos elementos perturbadores: por un lado, la negociación “país a país” de los precios del medicamento y la absoluta oscuridad en que se dan estas negociaciones. Por otro, las indignas prácticas de evergreening, esto es, la modificación superficial de la molécula en patente sin cambios innovadores para poder renovar la patente, alargando esos 20 años iniciales de exclusividad hasta más del doble en muchos casos. Algunas moléculas hoy en el día en comercio bajo patente llevan a sus espaldas la friolera de más de 100 patentes adjudicadas (1). De modo que parece que el supuesto retorno en I+D que procuraban los ADPIC no eran tal, especialmente si tenemos en cuenta que sólo alrededor del 30% de los nuevos fármacos e indicaciones de los últimos 10 años suponen un beneficio o novedad real (2).

Esta espiral desbocada de precios ascendentes estalló a principios del siglo XXI con la crisis de los antirretrovirales lo que llevó a la OMC en su conferencia de Doha del año 2001 a recordar a los miembros que los ADPIC no pueden suponer un obstáculo para la salud pública y que los distintos países pueden y deben hacer uso de las flexibilidades (excepcionalidades) recogidas en dichos acuerdos (3).

Continue reading

#LaLLamanUniversalYNoLoEs

Hola,

Esto es un llamamiento a personas, colectivos y organizaciones a sumaros a la Campaña #LaLLamanUniversalYNoLoEs para denunciar públicamente la exclusión sanitaria que sigue existiendo en nuestro país.

¿Por qué? Hace un año se aprobó el Real Decreto-Ley 7/2018, que prometía restituir la cobertura universal a nuestra sanidad. Sin embargo, lejos de blindar el derecho a la salud, este decreto ha consolidado y endurecido la exclusión sanitaria: las personas que no puedan demostrar llevar 90 días en el país no son atendidas, a personas con residencia legal se les niega la tarjeta sanitaria y ni siquiera existen excepciones para embarazadas, menores, situaciones de urgencia, problemas de salud pública o violencia.

A pesar de la gravedad de esta situación, desde el Gobierno se insiste en que se ha recuperado la cobertura universal, y esta idea está calando en la opinión pública, desmovilizando la resistencia.

Es por esto que lanzamos la campaña con el fin de:

  • Visibilizar que todavía existe exclusión sanitaria y la gravedad de su impacto

  • Denunciar el ataque a los derechos humanos que supone el uso partidista de un valor tan importante como es la sanidad universal

  • Movilizar contra la exclusión sanitaria

¿Cómo participar?

La acción vertebradora de la campaña es compartir un goteo continuado de historias de exclusión sanitaria en redes sociales con el hashtag #LaLlamanUniversalYNoLoEs.

No se trata tanto de hacer un recuento de casos como de contar las historias de exclusión sanitaria que estamos conociendo para mostrar que existen y que no pensamos callarnos ni mirar hacia otro lado. Entendemos que nuestra sanidad sólo es universal si es para todas las personas, y mientras sea excluida cualquiera de nuestras vecinas, tenemos que actuar.

A partir de este goteo de casos, iremos desarrollando diferentes acciones de denuncia pública que iremos anunciando por todas nuestras redes y a las que esperamos que también queráis sumaros. Igualmente si estáis haciendo alguna acción contra la exclusión sanitaria nos encantaría conocerla y apoyarla.

Pasos para sumarte a la campaña:

  1.  Si conoces algún caso de exclusión sanitaria, descríbelo  en 280 caracteres. Es conveniente que utilices algún nombre, por privacidad puede ser ficticio, y que describas alguna característica de la persona que pueda ser de interés para entender la situación, como puede ser la edad, si vive sola, situación de salud… De entrada no es preciso que nombres el país de origen. Entendemos que si defendemos la Sanidad Universal el país de procedencia no debería ser un dato relevante.

  2. Publícalo en twitter, Facebook o Instagram con el hashtag #LaLlamanUNIVERSALyNOLOES, poniendo en el enunciado @YoSisanidaduniv, @sanidadgob. Si prefieres que lo hagamos por ti: mándanos el texto por mensaje privado en twitter o por correo yosi.sanidaduniversal@gmail.com

  3. Las imágenes no son necesarias pero si empleas alguna foto o video,  asegúrate de mantener el anonimato de la persona si ella lo desea.  Puedes usar solo su voz o quizá que salgan sus manos con un cartel donde se lea: #LaLlamanUniversalYNoLoEs.  La imaginación al poder.

  4. Difunde.

Ejemplos:

Paula no puede interrumpir un embarazo no deseado. Trabaja interna y no la quieren empadronar donde trabaja, y sin padrón no hay atención sanitaria. Si insiste teme que la despidan. Desconoce que #lallamanuniversalynoloes

Adrián tiene 5 meses. De padre español y su madre extranjera. A Adrián no le atienden en el centro de salud hasta llevar 3 meses en España. Adrián es pequeño para saber que…#lallamanuniversalynoloes

 yosi.sanidaduniversal@gmail.com

Facebook: Yo Si Sanidad Universal

Twitter: YoSisanidaduniv

www.yosisanidaduniversal.net

“Salut és nom de dona” -Sa Capçalera Mallorca-

Desde que nació, La Cabecera se ha convertido para un sector de la medicina de familia y la atención primaria en un espejo en el que mirarse y reconocerse. En una semilla que no deja de dar brotes. Y para ejemplo, nosotras 🙂

“Salut és nom de dona” es el nombre que hemos elegido para nuestro primer proyecto en común como La Cabecera Mallorca.

Será una jornada de temática enteramente feminista, con mesas redondas y talleres sobre temas que afectan a la salud de las mujeres desde una perspectiva sobre todo social y comunitaria.

Como seguramente sabéis, hemos tenido una gran acogida en las inscripciones, ya que en 24h tuvimos que colgar el cartel de «completo». Nos sentimos muy ilusionadas con esta respuesta y con muchas ganas de que sea una jornada para recordar.

En Sa Capçalera Mallorca venimos cargadas de nuevas ideas, nuevas caras, nuevos retos… con un objetivo en común; seguir construyendo y creando, generando red, abriendo camino a una forma crítica y revolucionaria de hacer salud y atención primaria que introduzca de manera real y efectiva la perspectiva de género.

El próximo 28 de Septiembre nos encontraremos más de un centenar de personas en el teatre municipal Mar i Terra de Palma para reflexionar, compartir y debatir acerca de temas que nos preocupan y que queremos que se pongan encima de la mesa.

Sentimos la necesidad de un cambio en este sistema sanitario anclado y vertical que vivimos hoy en día.

Siguiendo a nuestras compañeras de Granada, Madrid y Barcelona, ahora somos nosotras, un colectivo de residentes y jóvenes médicas de familia de Mallorca, las que nos animamos a seguir haciendo posible espacios de encuentro multidisciplinares, libres de humos, transformadores.

Por una atención primaria y un sistema de salud universal, anticapitalista y feminista.

Salud es nombre de mujer.

¡Gracias!

Programa

@sacapcalera

CUENTOS PARA NO DORMIR

[1]

Érase una vez un residente de medicina de familia que motivado desde la carrera por esta estrambótica especialidad, decidió dejar a familiares y amigos atrás, echarse el hatillo al hombro y mudarse a una ciudad, para estar en un centro de salud concreto, con una tutora específica para empaparse de una forma de ver la medicina que le apasionaba. Más de 385 ó 853km, según se mire. Suertudo. Concienzudo. Disfrutaba y sufría las consecuencias de su decisión con gusto y ánimo. Hasta que un día, una decisión sorpresuda, repentina, decisiva, hizo que su tutora se tuviera que desplazar por motivos trabajudos a unos cuantos kilómetros… que le separarían de momento, de su dulce cuento de la lechera. Quedándose, en el mismo sitio, a los mismos 385 ó 853 kms de su decisión, en un centro inconcreto, sin su tutora, para no empaparse de medicina, y sí de muchas incógnitas. 

CARTA DE UN RESIDENTE ENFURECIDO

[2]

Érase una vez un barrio muy barrio. Muy grande muy bonito. Muy auténtico muy gitano. Muy hippie muy artista. Un barrio cargado de historia(s) para arraigarse y ser propio. Para tener identidad, y cuerpo, y sobre todo alma y vida. Este barrio tenía un centro de salud que, como él mismo, tenía su fuerza propia. Tenía tanto duende este centro, que atraía a gente de todas partes, que querían, soñaban, peleaban por estar en él, y que venían desde 385 ó 853 km para empaparse de su sabiduría, de sus formas y andares. Este centro, un día, sufrió cambios, muchos cambios, que podrían haberlo hecho grande grandísimo, pero… por cosas de la vida, decisiones sopresudas, sorpresivas, no tan repentinas, conclusivas, empezó a quedarse vacío, hueco. Con faltas que hacían que la gente del barrio, del barrio muy barrio notaran que algo gordo estaba pasando. Que su salud, su confianza, su fe ciega en el que siempre está, empezara a flaquear. El barrio, cargado de historias,  de gentes con vidas, con cargas, con necesidades, con superpoderes… percibía que si la situación seguía así, le faltaría algún día no tan lejano un centro que le cuidase.

[3]

Érase una vez una médica de familia, que con experiencia, ganas, fe ciega en su trabajo, ilusión, constancia y horas y horas de dedicación decidió compartir su espacio de consulta, su mesa, ratón y teclado, sus horas, sus conocimientos, sus dudas y seguridades con un residente que podría venir de 385 ó 853 Km expresamente para estar con ella. Esta médica, además, trabajaba en un barrio, para un barrio muy barrio, muy grande muy bonito, muy auténtico muy gitano, muy hippie y muy artista donde llegó a conocer y comprender su(s) historia(s). Era una de esas que quería que quien trabajara para este barrio, lo hiciera con la misma constancia, la misma fe, que éste depositaba en el centro. Pero un buen día, una decisión decisiva, sorpresuda, repentina, hizo que tuviera que desplazarse rápidamente a unos cuantos kilómetros por asuntos trabajudos, dejando atrás las historias, el barrio, el compartir, un residente que venía desde 385 ó 853 km y una huella. 

[4]

Érase una vez un grupo de gente, de personas agrupadas, que pensaban, maquinaban, decidían y organizaban cómo cuidar de los barrios, de la(s) gente(s) con su(s) historia(s), de sus centros, con trabajadores que pudieran llevar a cabo sus saberes para mejorar la salud de la población. Así de grande. 

Este grupo de personas agrupadas, a veces se veía en situaciones difíciles, atrapados, atados, ya que, sorprendentemente, sorpresudamente, nadie quería coger los contratosdemierda que ofrecían para cuidar. Qué cosas. Resulta que decían que “no había médicos” allí donde ellos estaban, pues, tras ofrecer contratosdemierda, con condiciones imposibles, “los médicos” habían empezado a decir que no, a elegir otras cosas, a algunos km, a crearse otras historias, a tener dignidad. Y es que, insisto (por si no se entiende bien esta parte del cuento), ¡qué cosas!, aun deseando trabajar, los médicos que había, se las ingeniaban para no coger los contratosdemierda, pensando así el grupo de personas agrupadas que no había médicos.

Y repentinamente, este grupo de personas agrupadas, ante una estrambótica e improvisada situación se veía obligado a hacer tetris con los trabajadores que les quedaban, vistiendo santos (o no), para desvestir otros (eso seguro). Y con tanto ajetreo, se olvidaban que había gente que había venido desde 385 ó 853 km para formarse y quedarse. Y que seguramente ya no se fueran a quedar después de descubrir que el cuento de la lechera tenía un final en forma de contratodemierda. 

Y con los ajetreos, se olvidaron que había médicos que habían hecho mucho por algunos barrios, y que las decisiones sorpresudas, repentinas, además de que no eran del agrado de nadie, hacían que todo eso que los médicos habían hecho, al no haber ninguna planificación para hacer un relevo (si es que existía), se perdiera en un santiamén. 

También, se les había olvidado que había barrios, con gentes, con historias, a los que estaban dejando sin profesionales que les conocieran, que se fueran a quedar, que les pudieran cuidar. 

Se les pasó, que se reunían, con el fin de organizar una atención primaria basada en cuatro pilares, y sin querer, con todos estos ajetreos rompían cada uno de ellos. 

Y decían, que no podían, que les era imposible hacer las cosas de otra manera, pues ante la inesperada situación que les sobrevenía, ya con huecos imposibles de cubrir con sus contratos sin dar, seguían con el tetris, y sin querer creaban huecos nuevos que con los ajetreos se olvidaban de cubrir….  Y así… seguían agrupándose olvidándose de las consecuencias de algunas de sus decisiones y sin entender por qué no mejoraba la situación. 

Y si…. ¿cambiamos algo del cuento? Parece fácil, y lo es.

CUIDENNOS PARA PODER CUIDAR. 

 

Relatos escritos por LefkÒ

Carta de un residente enfurecido redactada por Pedro Antonio Lara Morales, MIR 2º años de Medicina de Familia y Comunitaria