CUENTOS PARA NO DORMIR

[1]

Érase una vez un residente de medicina de familia que motivado desde la carrera por esta estrambótica especialidad, decidió dejar a familiares y amigos atrás, echarse el hatillo al hombro y mudarse a una ciudad, para estar en un centro de salud concreto, con una tutora específica para empaparse de una forma de ver la medicina que le apasionaba. Más de 385 ó 853km, según se mire. Suertudo. Concienzudo. Disfrutaba y sufría las consecuencias de su decisión con gusto y ánimo. Hasta que un día, una decisión sorpresuda, repentina, decisiva, hizo que su tutora se tuviera que desplazar por motivos trabajudos a unos cuantos kilómetros… que le separarían de momento, de su dulce cuento de la lechera. Quedándose, en el mismo sitio, a los mismos 385 ó 853 kms de su decisión, en un centro inconcreto, sin su tutora, para no empaparse de medicina, y sí de muchas incógnitas. 

CARTA DE UN RESIDENTE ENFURECIDO

[2]

Érase una vez un barrio muy barrio. Muy grande muy bonito. Muy auténtico muy gitano. Muy hippie muy artista. Un barrio cargado de historia(s) para arraigarse y ser propio. Para tener identidad, y cuerpo, y sobre todo alma y vida. Este barrio tenía un centro de salud que, como él mismo, tenía su fuerza propia. Tenía tanto duende este centro, que atraía a gente de todas partes, que querían, soñaban, peleaban por estar en él, y que venían desde 385 ó 853 km para empaparse de su sabiduría, de sus formas y andares. Este centro, un día, sufrió cambios, muchos cambios, que podrían haberlo hecho grande grandísimo, pero… por cosas de la vida, decisiones sopresudas, sorpresivas, no tan repentinas, conclusivas, empezó a quedarse vacío, hueco. Con faltas que hacían que la gente del barrio, del barrio muy barrio notaran que algo gordo estaba pasando. Que su salud, su confianza, su fe ciega en el que siempre está, empezara a flaquear. El barrio, cargado de historias,  de gentes con vidas, con cargas, con necesidades, con superpoderes… percibía que si la situación seguía así, le faltaría algún día no tan lejano un centro que le cuidase.

[3]

Érase una vez una médica de familia, que con experiencia, ganas, fe ciega en su trabajo, ilusión, constancia y horas y horas de dedicación decidió compartir su espacio de consulta, su mesa, ratón y teclado, sus horas, sus conocimientos, sus dudas y seguridades con un residente que podría venir de 385 ó 853 Km expresamente para estar con ella. Esta médica, además, trabajaba en un barrio, para un barrio muy barrio, muy grande muy bonito, muy auténtico muy gitano, muy hippie y muy artista donde llegó a conocer y comprender su(s) historia(s). Era una de esas que quería que quien trabajara para este barrio, lo hiciera con la misma constancia, la misma fe, que éste depositaba en el centro. Pero un buen día, una decisión decisiva, sorpresuda, repentina, hizo que tuviera que desplazarse rápidamente a unos cuantos kilómetros por asuntos trabajudos, dejando atrás las historias, el barrio, el compartir, un residente que venía desde 385 ó 853 km y una huella. 

[4]

Érase una vez un grupo de gente, de personas agrupadas, que pensaban, maquinaban, decidían y organizaban cómo cuidar de los barrios, de la(s) gente(s) con su(s) historia(s), de sus centros, con trabajadores que pudieran llevar a cabo sus saberes para mejorar la salud de la población. Así de grande. 

Este grupo de personas agrupadas, a veces se veía en situaciones difíciles, atrapados, atados, ya que, sorprendentemente, sorpresudamente, nadie quería coger los contratosdemierda que ofrecían para cuidar. Qué cosas. Resulta que decían que “no había médicos” allí donde ellos estaban, pues, tras ofrecer contratosdemierda, con condiciones imposibles, “los médicos” habían empezado a decir que no, a elegir otras cosas, a algunos km, a crearse otras historias, a tener dignidad. Y es que, insisto (por si no se entiende bien esta parte del cuento), ¡qué cosas!, aun deseando trabajar, los médicos que había, se las ingeniaban para no coger los contratosdemierda, pensando así el grupo de personas agrupadas que no había médicos.

Y repentinamente, este grupo de personas agrupadas, ante una estrambótica e improvisada situación se veía obligado a hacer tetris con los trabajadores que les quedaban, vistiendo santos (o no), para desvestir otros (eso seguro). Y con tanto ajetreo, se olvidaban que había gente que había venido desde 385 ó 853 km para formarse y quedarse. Y que seguramente ya no se fueran a quedar después de descubrir que el cuento de la lechera tenía un final en forma de contratodemierda. 

Y con los ajetreos, se olvidaron que había médicos que habían hecho mucho por algunos barrios, y que las decisiones sorpresudas, repentinas, además de que no eran del agrado de nadie, hacían que todo eso que los médicos habían hecho, al no haber ninguna planificación para hacer un relevo (si es que existía), se perdiera en un santiamén. 

También, se les había olvidado que había barrios, con gentes, con historias, a los que estaban dejando sin profesionales que les conocieran, que se fueran a quedar, que les pudieran cuidar. 

Se les pasó, que se reunían, con el fin de organizar una atención primaria basada en cuatro pilares, y sin querer, con todos estos ajetreos rompían cada uno de ellos. 

Y decían, que no podían, que les era imposible hacer las cosas de otra manera, pues ante la inesperada situación que les sobrevenía, ya con huecos imposibles de cubrir con sus contratos sin dar, seguían con el tetris, y sin querer creaban huecos nuevos que con los ajetreos se olvidaban de cubrir….  Y así… seguían agrupándose olvidándose de las consecuencias de algunas de sus decisiones y sin entender por qué no mejoraba la situación. 

Y si…. ¿cambiamos algo del cuento? Parece fácil, y lo es.

CUIDENNOS PARA PODER CUIDAR. 

 

Relatos escritos por LefkÒ

Carta de un residente enfurecido redactada por Pedro Antonio Lara Morales, MIR 2º años de Medicina de Familia y Comunitaria

Mesa PACAP SEMFyC 2019

Como muchos y muchas sabéis la Mesa PACAP del congreso SEMFYC de málaga está dedicada a la «Evidencia en salud comunitaria». Como el tiempo de la mesa es bastante limitado, se ha abierto una página web para crear un debate online previo. Queremos invitar a la reflexión a partir de 3 preguntas:

– ¿Es realmente necesario generar evidencias en Salud Comunitaria?

– ¿Qué dificultades existen para poder generar evidencias en Salud Comunitaria?

– ¿Cómo generar evidencias en Salud Comunitaria?

Os invitamos a que entréis en el BLOG y a que comentéis las entradas. Tenemos hasta el día 9 de Mayo.

SALUD Y FEMINISMO EN LAS PUBLICACIONES CIENTIFICAS. PASANDO REVISTA

Desde La Cabecera nos queremos hacer eco de esta iniciativa. Una crítica libre, creativa y colectiva del número «Advancing women in science, medicine and global health» de la revista The Lancet.

Feliz lectura y día de huelga. Nos vemos en las calles.

 

RE(RE)FORMANDO LA ATENCIÓN PRIMARIA

La Atención Primaria está moviéndose en diferentes lugares de España, en respuesta a una situación crónica de inanición pero agudizada por las típicas ocurrencias preelectorales que parecen acordarse de este nivel asistencial de forma improvisada y notablemente ignorante (efecto de quien parece planificar desde fuera).

Desde nuestra posición de jóvenes médicxs de familia organizadxs para hacer abogacía en favor de la Atención Primaria, La Cabecera y Colectivo Silesia planteamos algunas reformas que creemos imprescindibles para que dentro de 20 años podamos hablar de una Atención Primaria mejor que la que tenemos ahora.

Escribimos este documento desde nuestra posición de médicxs jóvenes en una fase más o menos proximal de ese camino que nos han vendido entre la precariedad y la estabilidad-basada-en-trienios, y lo hacemos tratando de abrir campos a otros grupos profesionales tan imprescindibles para la Atención Primaria como aquel en el que desempeñamos nuestro trabajo.

RE(RE)FORMANDO AP

Colectivo Silesia

La Cabecera

III Congreso de La Cabecera. 26 y 27 de abril de 2019, Barcelona.

Desde La Capçalera nos sentimos parte del proyecto de La Cabecera como grupo de personas vinculadas a la Atención Primaria en la provincia de Barcelona. Somos un colectivo autogestionado de profesionales que defendemos la práctica de una medicina crítica, de calidad y universal, libre de humos industriales, y centrada en las personas y sus comunidades. Formamos un espacio de participación, difusión, debate y reflexión sobre las virtudes y funciones de la Atención Primaria de la Salud y la Medicina Familiar y Comunitaria. Aspiramos a constituir un movimiento horizontal y transversal de cambio sobre el modelo de Atención Primaria. Sentimos que el sistema actual está desgastado y caducado y que juntas podemos dar a luz a algo nuevo, un espacio en el que se ponga el foco en los y las pacientes y sus contextos, ofreciendo finalmente una atención más real.

¿Por qué organizar el III congreso de La Cabecera?

En marzo del 2017, La Cabecera Granada decidió organizar un congreso de Atención Primaria libre de humos industriales y comerciales, sin perder de vista la calidad científica. Nació a raíz de un sentimiento de cambio, en el seno de un grupo de personas apasionadas por atender los problemas de salud de los barrios desde una mirada comunitaria y global. Se financió tras un exitoso y sorprendente crowdfunding, el acceso fue gratuito y destacó por la independencia y transparencia en el discurso y los contenidos. 

En abril de 2018, La Cabecera Madrid prosiguió el mismo camino, organizando un congreso austero, con inscripciones muy accesibles, manteniendo la independencia financiera y científica, y profundizando en contenidos críticos y en cuestiones transversales como el género y las formas por las que opera en el campo de la salud. 

Tras el éxito de sendos eventos, la difusión y repercusión del proyecto de La Cabecera creció exponencialmente. Así pues, ¿podemos darnos por satisfechas y detener la organización de congresos de La Cabecera en este punto?

Desde La Capçalera Barcelona, tras un período de reflexión y debate, decidimos seguir adelante con la hazaña realizada por nuestras compañeras de Granada y Madrid. Porque no se trata solamente de ser capaces de organizar eventos científicos al margen de las industrias. También apostamos por un modelo de congresos autogestionados, austeros y accesibles, que difundan contenidos críticos y reflexivos, traten temáticas poco visibles en encuentros más convencionales y se empapen de más saberes que los producidos exclusivamente por el paradigma biomédico. 

Los próximos 26 y 27 de abril en Barcelona, tendrá lugar un nuevo congreso de La Cabecera, partiendo de todos los valores antes expuestos y centrado en las diferentes crisis (epistémica, política y social) que en la actualidad atraviesan la esfera sanitaria, en general, y la Atención Primaria, en particular. La primera parte del programa consistirá en un análisis colectivo del modelo biopsicosocial, explorando una visión más antropológica de la medicina y replanteando la omnipresencia de la medicina basada en la evidencia. Posteriormente, llevaremos a cabo una radiografía de la Atención Primaria en diversos aspectos como el laboral, el organizativo, abordando la multidisciplinariedad y la fragmentación de funciones y de servicios, tratando temáticas como la exclusión sanitaria y la atención a colectivos de riesgo. Finalmente, como cierre al evento, proponemos un llamamiento a construir un sujeto político primarista.

El plazo de inscripciones comenzará el día 12 de febrero a las 22h. Más adelante, daremos más información del procedimiento.

Te invitamos a descubrir un avance del programa pinchando aquí.

¡Hasta pronto!

[/vc_column_text][/vc_column]

[/vc_row]

CURSO INTRODUCCIÓN A LA MIRADA COMUNITARIA

¿Recordáis esta entrada?

Este año se ha reeditado la experiencia, con resultados igualmente satisfactorios a los del año pasado. El equipo docente de la Facultad ya incluye en su programación, que los MIR de Granada impartan un seminario sobre Salud Comunitaria en su asignatura Atención Primaria orientada a la resolución de problemas.

En un año en el que el monográfico de Gaceta Sanitaria, Informe Sespas, versa precisamente sobre Salud Comunitaria, nos place mostraros este curso.

Para ponernos en contexto, todo esto empezó con la publicación de la anterior entrada en el blog de La Cabecera.

Empezamos a recibir emails de Unidades Docentes y de compañeras de otras ciudades, pidiéndonos información más detallada sobre los seminarios, ya que tenían interés en hacer algo parecido en sus lugares de trabajo. Resultó estimulante que gente tan diversa reconociera el trabajo que habíamos hecho, aunque también nos hacía darnos cuenta de que había un problema con la docencia en Salud Comunitaria; no se disponía de precedentes, o no se disponía de espacios para la divulgación de experiencias.

Otro de los emails que recibimos fue de la presidencia de la Sociedad Andaluza de Medicina Familiar y Comunitaria, SAMFYC, interesándose por la experiencia, y proponiéndonos hacer un curso online en su plataforma web.  Tras deliberar sobre la conveniencia de embarcarnos en algo así, decidimos ponernos manos a la obra. Diseñamos los contenidos y  los materiales, pensando en el curso online que nos gustaría que nos impartieran a nosotras. Durante el proceso surgió la oportunidad de incorporar a las compañeras del PACAP Andalucía y aprender juntas y crear sinergias, lo cual no dudamos ni un minuto.

Tras meses de trabajo, ¡por fin tenemos curso!

Aquí un avance del programa:

El enlace al formulario de inscripción:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScBd2fVgq5bTaE-agEZWP2XIh8Cbsqa9vX7DKqUJ42gbENc0Q/viewform

Y un vídeo de los materiales que usaremos en el curso:

¡Esperamos que os guste!

Adrián Cardo Miota, MIR MFyC 3º año. Consultorio Huétor Santillán, Granada.

Rendición de cuentas II Congreso La Cabecera Madrid 2018

Después de abril llegó el verano, luego el inicio del curso y la campaña de la gripe… Parecía que desde Madrid nunca sacábamos tiempo para hacer la devolución que todas merecéis sobre el II Congreso La Cabecera realizado en Matadero y el Espacio Vecinal Arganzuela en abril de 2018. Os debemos disculpas por el retraso, la transparencia se muestra y nos debemos a vuestro apoyo. Os debemos otras dos cosas: el resumen de las cuentas del congreso y la devolución de las encuestas de satisfacción.

Iniciamos la preparación del Congreso con una idea vaga sobre nuestros límites de presupuesto: sabíamos que habría 260 inscritas y que la inscripción (incluyendo comidas) costaría 35€, así que contábamos con unos 9000€ antes de impuestos (todas las cantidades mencionadas incluyen IVA). Desde el principio rechazamos todo pago de industria farmacéutica o de productos sanitarios, y en nuestro caso decidimos no solicitar subvenciones públicas ni privadas directas (aunque sí aceptamos el uso de algunos servicios públicos gratuitos).

Sabíamos además que el año anterior las camisetas eran una muestra de apoyo importante y guardábamos las nuestras con mucho cariño, así que queríamos repetir la experiencia de vender algún recuerdo físico que quizá nos ayudara a reunir algo más de dinero: nos decidimos por camisetas, chapas y bolígrafos. Tras mucho insistir para intentar vender ese merchandising (y comprar varias camisetas cada persona de la organización y muchas de las ponentes), nos ha dejado una deuda de unos 125€ después de impuestos y varias cajas de camisetas sin vender.

El gasto más importante de todo el congreso, exceptuando las camisetas y chapas, fue la alimentación. El cátering para 260 asistentes (una comida de tipo canapé, 3 pausas de café) costó 3603.6€ en una empresa local.

Las ponentes (42 en total, muchas de ellas de Madrid) nos ayudaron a reducir mucho los gastos ya que toda su aportación fue no remunerada, rechazaron el pago del alojamiento y su transporte solo supuso 381,15 €. Estaban invitadas a asistir gratuitamente al congreso y a los talleres donde quedaran plazas, y les agradecimos toda su ayuda con comida y un pequeño regalo con un coste total de 1192,3€. Queremos agradecer nuevamente la participación altruista, sin ellas el congreso habría sido imposible.

Aunque el uso de las localizaciones no nos supuso ningún gasto directo (de nuevo, mil gracias al Espacio Vecinal Arganzuela y a los diversos espacios de Matadero que usamos: Nave Terneras e Intermediae), sí gastamos 1150,71€ en equipamiento audiovisual adicional al préstamo gratuito del servicio municipal CRAS! y a los ordenadores y proyectores portátiles que aportamos las organizadoras. Necesitamos además 125.05€ en material plástico (papel continuo, cartulinas, rotuladores, post-its) y fotocopias.

Continue reading

ATENCION PRIMARIA PENITENCIARIA: UNA TAREA PENDIENTE

A fecha 30 de agosto de 2018,  59.242 personas se encontraban privadas de libertad en todo el territorio español, 92,52% hombres y 7,48% mujeres[1]. Dicho de otra forma, en España hay 126 personas privadas de libertad por cada 100.000 habitantes[2], una de las mayores tasas penitenciarias de la Unión Europea.

De estas, 8.853 (8.100 hombres, 753 mujeres) se encuentran en prisión preventiva. De las 48.803 personas penadas, 19.575 están presas por delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico y 9.136 contra la salud pública. Por ende, el 59% de la población presa y penada en España está encarcelada por hurtos, robos y tráfico de drogas, delitos de mediana gravedad que podrían gestionarse mediante medidas no privativas de libertad, tal y como regula el Código Penal.

Además, según el estudio SPACE[3]del Consejo de Europa publicado en marzo de 2018, la duración media de encarcelamiento en España es superior a la mayoría de los países europeos, siendo de 22,2 meses (media europea 9,8 meses), lo que probablemente incremente tasas de reincidencia, pluripatología y consecuencias biopsicosociales. Según el INE, 10.250 personas fueron condenadas a penas de más de 2 años en el año 2017.

Una parte muy importante de la población penitenciaria proviene de segmentos sociales económicamente desfavorecidos y marginales. El desempleo, los bajos niveles de alfabetización, el mal uso/abuso de drogas legales e ilegales, entre otras, son características comunes de muchas personas presas[4][5].

Fuente: Revista Hermano Lobo (1973). Adaptada por Lucía Alquézar

Continue reading

CARTAS A LA CABECERA: YO TAMBIÉN #FUIMIR

Recientemente recibimos esta carta de parte de un médico de familia de un pueblo de la sierra granadina. Su nombre es Federico Jiménez y hemos de centrarla en su contexto.

Desde hace semanas la atención primaria andaluza está en pie de guerra. Lo que empezó como una huelga de médicos de atención primaria de Málaga, convocada por el colectivo Basta Ya, y secundada por el Sindicato Médico Andaluz y el Colegio de Médicos de Málaga, está trascendiendo el ámbito local y estrictamente al estamento médico. Desde el principio han contado con el apoyo del Foro Andaluz de Atención Primaria (FoAap), colectivo de profesionales de atención primaria, que junto a Basta Ya, apoyaron la huelga #SoyMIR de Granada porque entendían que la formación de sus residentes debía ser cuidada. Lo que en un principio se restringió a Málaga, se va extendiendo a cinco de las ocho provincias andaluzas. Ante esta situación creemos que es interesante servir de altavoz a quienes lo están viviendo de cerca, compartiendo esta carta:

Os suena verdad?

Yo también fui Mir. Y como bien reza esta preciosa e imprescindible entrada del Blog de Basta Ya Málaga, en el 40 aniversario de la declaración de Alma Ata,  yo también  me lo creí.

https://bastayamedicosdeatencionprimariademalaga.wordpress.com/2018/11/08/declaracion-de-alma-ata-sobre-la-atencion-primaria-yo-me-la-crei/

Desde 1985 he trabajado en lo que me gusta: la medicina de cabecera, la atención primaria. Trabajé en el sistema APD, viví la reforma ilusionante de la Atención Primaria y me ilusioné con ella.

Sin embargo  desde  los últimos 15 años se va percibiendo un deterioro progresivo en gran parte de  lo que habíamos levantado. Los gestores sanitarios, para serlo,  han ido  abrazando la fe de una visión empresarial de corte privado, extremadamente  jerarquizada, con sistemas de control de la producción y de incentivación por objetivos. Para ello han generado una red inabarcable de indicadores y objetivos diseñados desde los centros de poder, frecuentemente no ajenos a consignas para  exprimir la  rentabilidad  electoral a la sanidad (Andalucía imparable, decían). Gran parte del tiempo disponible por los sanitarios se debe dedicar a cumplimentar engorrosos sistemas de registros en detrimento de la comunicación, de la atención.

La financiación de la atención primaria ha ido disminuyendo cada año  mientras los recursos destinados a la atención especializada aumentaban. A pesar de que  supuestamente era la AP el fundamento del sistema sanitario, en la práctica la hermana pobre, bien controlada y estrangulada.

Conseguir los mejores indicadores al menor coste ha sido el nuevo paradigma que nos han inoculado. La atención primaria digna y participativa que habíamos empezado a construir, ahora se parece cada vez más a aquella medicina de Ambulatorio de la Seguridad Social, burocratica y deshumanizada, de la que partimos. Y  por doquier surgen empresas sanitarias  privadas que como buitres van a aprovechar la agonía del sistema eficaz y equitativo que habíamos soñado.

Hace unos meses os movilizabais, nos movilizamos con vosotros en toda Granada, en una elegante lucha para conseguir unas condiciones dignas para enfermos y trabajadores en las Urgencias hospitalarias del Hospital Virgen de las Nieves y  del Nuevo Hospital del PTS. Ganasteis, ganamos.

Hace unas semanas surgía un rumor que  nació Málaga, tras las inhumanas condiciones de trabajo que sufrieron este verano, como cada año, los compañeros de los centros de salud de la costa. Ese rumor viene exigiendo unas condiciones dignas una atención primaria, para los ciudadanos, para los profesionales, para la comunidad. Exigiendo volver a trabajar con unos principios ya casi olvidados como son la longitudinalidad, la atención integral, la prevención y promoción de salud integrada, el trabajo con la comunidad, el trabajo en equipo y la calidad de la atención – diez minutos, ¿que menos?.

Este rumor viene creciendo. A la vez que Basta ya en Málaga, diversas plataformas surgen y se suman en Andalucia, surge Marea Blanca en Sevilla, FOAAP en Granada, y paulatinamente el rumor empieza a ser ya un clamor. Movilizaciones en Sevilla, Granada, Málaga , la semana pasada se suman centros y grupos de Cordoba y Cádiz. Se convocan jornadas de Huelga. La exigencia central: una Atencion Primaria digna.

Y como por arte de magia, simultáneamente están surgiendo movimientos similares en Cataluña, con una huelga de Atención Primaria ya convocada, también en Galicia, en Madrid…..

Claro que siempre hay peros. Nuestra movilización, por diversas razones, parte de médicos de familia y hasta la fecha apenas se suman profesionales de otros colectivos (enfermeras, administrativos…). Las primeras jornadas de huelga pueden estar “demasiado» cerca de una cita electoral. Un sindicato exclusivamente de médicos apoya y da soporte a algunas movilizaciones… Y también tengo que decir que apenas veo médicos residentes y nuevos médicos de familia.

Desde 1985 no he visto a tantos  de mis compañeros hastiados, desengañados, quemados y ahora por fín ilusionados en luchar de verdad por lo que nos une, por lo que nos ha apasionado.  Somos un colectivo muy dividido, muy difícil, antes llegué a creer  que imposible, de movilizar. La división entre los profesionales ha sido siempre la baza del Servicio Andaluz de Salud para mangonear a su antojo.  No deberíamos  volver a caer en ello.

Lo que intento transmitir es que creo que éste es un momento único, y posiblemente el único momento en que nos vemos unidos en esta lucha en toda una vida profesional. No podemos, no debéis,  dejarlo pasar.

Una compañera decía ayer en el foro:  Es momento de sumar. Es hora de olvidar logos e ir juntos, siempre que no se pierda el norte de lo que pedimos. Ser muchos es nuestra fuerza.

Federico Jiménez Villegas.

Médico de Familia. Centro de Salud de Albayzín. Granada.

NOVIEMBRE DULCE

Planes que NO te puedes perder:

Desde La Cabecera queremos hacernos eco de cuatro eventos formativos relacionados con la Atención Primaria y la Salud Comunitaria que creemos no te puedes perder. Jornadas independientes, generosas, pertinentes y rigurosas, que nacen desde la ilusión y el compromiso por transformar y mejorar las realidades asistenciales, sanitarias y sociales que nos rodean. Atento/a a los detalles:

1. El Seminario de Innovación en Atención Primaria, ya en su edición número 38, tendrá lugar en Zaragoza los días 16 y 17 de Noviembre. Bajo el título «Pacientes como personas: más allá de diagnósticos y tratamientos», el veterano SIAP promete de nuevo revolver nuestras mentes para juntas desarrollar un pensamiento crítico sobre la relación médico paciente.

2. Donostia-San Sebastián, 23 y 24 de Noviembre, «Lehen Arretan Danzan». La Sociedad Vasca de Medicina Familiar y Comunitaria, Osatzen, nos regala dos días de aprendizaje en torno a la atención comunitaria, la investigación cualitativa, la supuesta falta de médicos (¿o serán las políticas de contratación?), el papel de la enfermería familiar y comunitaria, así como actualizaciones en dermatoscopia, patología crónica, exploración del hombro basada en la evidencia y mucho más. Prometen hacernos bailar hasta desgastar las/os suelas/os. Inscríbete aqui.

3. Oviedo, 27 y 28 de Noviembre. «Poblaciones sanas, personas sanas». El Observatorio de Salud de Asturias, la Escuela Andaluza de Salud Pública y Partycipa organizan unas jornadas internacionales sobre Salud Comunitaria en colaboración con el Instituto de Salud Poblacional de la Universidad de Wisconsin, el Centro de Investigación en Desigualdades en Salud de la Universidad de Lancaster, la Universidad Caledonian de Glasgow y la Alianza de Salud Comunitaria. Ponentes de lujo, que nos harán reflexionar sobre los determinantes sociales de la salud y el papel de las comunidades en la reducción de las desigualdades, y aprender de experiencias de trabajo concretas que se están llevando a cabo en Asturias. Una preciosa oportunidad para crear y reforzar redes de colaboración entorno a la investigación y acción comunitarias. MÁS INFORMACIÓN e inscripciones aquí.

4. Zaragoza, 28 de Noviembre. La Red Aragonesa de Proyectos de Promoción de la Salud (RAPPS) organiza su XVII jornada: Salud comunitaria y sostenibilidad: «Esta jornada quiere hacer una reflexión sobre la conexión entre la promoción de la salud y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible propuesta por Naciones Unidas».

GRACIAS a quienes hacen que este tipo de (re)encuentros sean posibles,

¡nos vemos en Donostia, Oviedo y Zaragoza!