I CONGRESO LA CABECERA. BALANCE ECONÓMICO

4 de Octubre de 2017

La financiación comercial de la formación médica continuada (FMC) ha crecido incesantemente en las últimas décadas, llegando a suponer en muchos países más del 60% del presupuesto total destinado a dicho fin[1]. En este sentido, resulta cada vez más preocupante la fina línea que se dibuja entre  marketing y formación. Los mensajes publicitarios se alejan de la necesaria imparcialidad y rigor a la hora de evaluar las diferentes opciones diagnóstico-terapéuticas de nuestra práctica clínica[2], perjudicando la calidad de la (in)formación.

La dependencia económica entre los proveedores de la FMC y la industria continúa fortaleciéndose y configura un panorama en que los profesionales de la salud han perdido el control sobre su propia formación[3]. Sin embargo, muchas voces plantean la necesidad de un cambio de modelo[4][5][6][7], y nos unimos a ellas.

Dado que las actividades de formación precisan de recursos económicos y humanos, la financiación del I Congreso de la Cabecera fue desde el inicio un ámbito de interés y discusión. Compartimos, a continuación, los detalles y el desglose presupuestario del Congreso, en un necesario ejercicio de transparencia.

Así mismo, invitamos a las sociedades científicas (y, en concreto, a las vinculadas a la Medicina Familiar y Comunitaria) a que hagan también público el balance económico de sus congresos.

GASTOS

En el apartado de gastos, hemos de diferenciar aquellos imprescindibles, como los gastos del emplazamiento y los ponentes; de las partidas presupuestarias opcionales como el streaming o las comidas, que fueron finalmente acometidas gracias a los elevados ingresos de la campaña de micromecenazgo.

En cuanto a la optimización de los gastos, hay varias decisiones que tomamos de forma consciente, y que creemos importante señalar:

  • Se maximizó el porcentaje de ponentes locales, de manera que se redujo el número de ellos que requirieron alojamiento y manutención.

  • Los ponentes no recibieron remuneración alguna por su actividad, a parte de un obsequio. Esta decisión, si bien abierta al debate, tiene explicación en la ausencia del ánimo de lucro de la actividad.

  • El gasto en márketing se redujo al máximo, al utilizar la campaña de micromecenazgo de Goteo y las redes sociales como principales vías de difusión.

  • La comida se ofertó con una pequeña empresa de catering local, que ofreció un servicio sencillo, consiguiendo un presupuesto ajustado con resultados muy satisfactorios.

El streaming de las sesiones comunes del Congreso fue ofrecido por una empresa a través del COM. Fue un gasto relevante, que asumimos tras superar el mínimo de recaudación previsto en la campaña de Goteo. Durante el congreso permitió a numerosas personas seguir las actividades comunes desde sus casas, generando pequeñas sedes en varias ciudades. Además, la actividad formativa sigue siendo utilizada hoy en día online a través de la página web. Todo esto ha permitido maximizar los resultados de la actividad.

Los gastos de camisetas, bolígrafos, chapas y revistas se incluyen dentro del balance de la campaña de Goteo, así como fuente de financiación a través de la venta durante el congreso. Si bien han sido partidas de gran gasto (no sólo económico sino de tiempo de trabajo), han facilitado la financiación del evento. Por otro lado, han cumplido un obejtivo secundario de márketing.

INGRESOS

El principal ingreso ha tenido lugar a través de la campaña de micromecenazgo de Goteo. Esta campaña superó las expectativas presupuestarias, permitiendo ampliar las partidas de gasto asumidas.

Se estableció un precio de 6€ por cada bono de dieta para los 220 asistentes al congreso. Este coste simbólico aunó el compromiso de reducir esta cifra al mínimo en caso de alcanzar el ingreso óptimo en la campaña.

Se llevó a cabo una venta de material de merchandising durante el congreso para poder asumir los gastos derivados del aumento en el número de inscritos (de 180 a 220), tras agotarse las plazas iniciales en 39 minutos y caer el sistema informático.

Se recibieron varios ingresos no planificados que se resumen en varias aportaciones personales fuera de la campaña de Goteo y los ingresos por la publicación de un artículo en nombre de La Cabecera en la revista científica AMF.

BALANCE

El balance económico final arroja un valor de 808,49€.

Este dinero será destinado a la financiación del II Congreso de La Cabecera que, esperamos, tendrá lugar en Madrid en 2018.

Bibliografía:

[1]Steinbrook R. Financial support of continuing medical education. JAMA 2008;299(9):1060-62

[2]Association of American Medical Colleges. Report of the AAMC Task Force on Industry Funding of Medical Education to the AAMC Executive Council. https://services.aamc.org/Publications/showfile.cfm? file=version114.pdf&prd_id=2328prv_id=2818pdf_id=114

[3]Pisacane A. Rethinking Continuing Medical Education. BMJ 2008; 337:a973

[4]Moynihan R. Is the relationship between pharma and medical education on the rocks? BMJ 2008;337:a925

[5]Josiah Macy Foundation. Continuing education in the health professions. 2008. www.josiahmacyfoundation.org/documents/pub_ContEd_inHealthProf.pdf.

[6]Plataforma NoGracias: www.nogracias.eu

[7]Farmacriticxs: www.farmacriticxs.blogspot.com

El equipo de la Cabecera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *